Por qué no debes proteger tu idea de negocio

La corriente clásica te habla de proteger tus ideas antes de difundirlas o de tomar cualquier acción de negocio, al menos así lo es en México. Los empresarios que se sienten muy “innovadores” viven bajo el constante temor de que su idea sea robada y haga millonario a otra persona.

En este momento tienes una “idea millonaria” de la cual temes hablar en público y vives pensando en cómo hacerlo sin antes protegerla. Lo que no te han dicho, es que hacerlo prematuramente es contraproducente.  Así que antes de desperdiciar energía, tiempo y oportunidades queriendo proteger algo sin valor, asegúrate de entender estos 3 puntos:

1 Tu idea no vale nada

Leíste bien: nada. Por más innovadora y única que creas tu idea de negocio, sigue sin valer un solo centavo. A ti y a otros miles de personas se les ha ocurrido y se les ocurrirá lo mismo o alguna solución similar, y tal vez más rentable. Sólo basta investigar un poco para encontrarlos.

¿Cuánto me darías por cada una de las muchas ideas de negocio que tengo en mi cabeza? Si lo hicieras no serías un inversionista muy inteligente, puesto que el valor no está en la idea, sino en su ejecución, y eso involucra al equipo, su experiencia, sus recursos, su networking, su tracción.

proteger idea patentar

Lo que vale de un negocio no es la idea, sino su ejecución.

Dicen por ahí que “una idea buena en manos de un mal equipo no funciona; pero una mala idea en manos de un buen equipo, funcionará”.

2 Quedarte callado te priva de oportunidades

Como una semilla, una idea necesita un ambiente propicio para germinar y crecer. Prueba a plantar una semilla envuelta en una bolsa de plástico y no germinará porque la aislaste del suelo y sus nutrientes. Del mismo modo perderás oportunidades, dejarás de conocer gente que trabaje contigo, que te presente a alguien que conoce a otro alguien, que le interese tu proyecto y lo difunda, que invierta, que se asocie, que te haga reflexionar sobre las debilidades del negocio o que te ponga en la dirección adecuada. Si crees que tu idea es perfecta como está, entonces no la estás validando y entonces te dedicarás a “buscar clientes para tu idea” en vez de buscar un producto para tus clientes.

Si pierdes más tiempo buscando cómo truncar la información que adquiriendo conocimiento y relaciones, vas por mal camino. La gente no sale por ahí pensando ¿Qué idea me robaré hoy? ni tampoco Wow! esa idea es mucho mejor que la mía así que mandaré al diablo todo lo que hago para desarrollarla!

encuentra productos para tus clientes seth godin

 

3 Los profesionales no firman acuerdos de confidencialidad (NDA)

Por supuesto, estarás buscando financiamiento y/o socios. Si piensas llegar a jugadores serios, has de saber que no estamos interesados en personas que prefieren hermetizarse en su idea. Quienes invertimos en startups apostamos, más que por la idea, por la capacidad de las personas por llevarla a cabo, incluso si la idea debe cambiar para adaptarse en un futuro. Buscamos un equipo dispuesto a trabajar duro, inversionistas que cumplan su palabra, aliados que sean empáticos y comprometidos, mentores disciplinados y convencidos del proyecto.

Las inversiones en empresas de etapas tempranas (startups) implican mucho riesgo, por lo que en los criterios de selección pesa mucho el equipo de emprendedores. Tu idea no es la única oportunidad de inversión que hay. Los grupos de inversionistas reciben cientos de ideas mensuales en cada ciudad. ¿Te imaginas firmar cada vez un NDA sólo para escuchar una idea vaga de algo que no se sabe si va a funcionar? Con gusto firmaremos todos una vez que tengas tus primeros clientes.

Incluso nosotros en Ratio como una startup factory no podemos discriminar ni decidir en base a la sola idea de negocio, sino a los resultados de campo que encontramos al momento de desarrollarla. La idea es simplemente el tema de inicio.

Si la idea debe protegerse con urgencia porque es fácil de replicar, entonces no tiene una ventaja competitiva y por tanto no es un negocio atractivo.

nda protegar idea de negocio confidencialidad

Entonces… ¿nunca protegeré mi idea?

No me malentiendas, la protección sí es importante pero hay que saber cuándo tienes algo que vale para ser protegido. Deberás utilizar un NDA cuando tengas algo concreto que proteger antes de mostrarlo a tus clientes, proveedores y potenciales inversionistas. De hecho, no hacerlo sería uno de los errores legales más comunes al iniciar una compañía, según Forbes.

  • Datos de clientes reales, acuerdos con proveedores, procesos estandarizados, algoritmos desarrollados, lista de empleados.
  • Diseños de imagen y marca, sitios web, fotografías del producto, videos publicitarios, temas sonoros.
  • Estudios de mercado o de factibilidad, nuevas características de tu servicio o producto a liberar en un futuro, reportes técnicos.

Lo difícil será llegar a tener todo esto. Sólo entonces tendrás no una idea, sino una empresa que podrá valuarse y ciertamente deberá protegerse.

 

Suscríbete al blog!

Ingresa tu email y recibe nuestros próximos artículos directo en tu correo.

Escrito por:

Fundador & Director de Ratio Startup Factory. Cofundador & Consejero en diversas empresas. Asesor y catedrático de emprendimiento en Tec de Monterrey. Busco la cura al subdesarrollo en América Latina a través de la experimentación en la creación de empresas de alto impacto.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.